Recuerdo con cariño mi primera reunión tupersex en madrid. Ya casi han pasado siete años desde aquella tarde donde, temblorosa, sonaba a la puerta del dúplex de la señora Montes de Riscal. Era todo un reto porque casi todas las participantes eran conocidas de mi jefa. Y eso impone siempre. Había hecho la entrevista para ese trabajo tuppersex en madrid a principio del mes de abril y a los 15 días me llamaron para empezar.

 

Por aquel entonces éramos muy pocas de asesora tuppersex en madrid. Todavía era una novedad pero ya se veía que el trabajo tapersex en madrid tenía futuro. Y así ha sido. Desde entonces creo que habré hecho unas 200 reuniones taper sex en madrid y alrededor. Cada una es diferente a la otra. Cada cual con su propia atmósfera. Al principio, no había muchos participantes en las reuniones tuppersex en madrid. Pero poco a poco fue ganando adeptos y con nuestro buen quehacer conseguimos fidelizar las clientas.

 

Lo que ha cambiado también, y para mí es un avance importante, es que las reuniones tapersex en madrid ya no son únicamente de mujeres. También se hacen mixtas y algunas veces, aunque pocas aún, solo de hombres. Las mentalidades cambian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *